Sigueme en Twitter

lunes, 15 de agosto de 2016

Siria: los medios de comunicación occidentales pasan de dar vergüenza a miedo. El Mundo apoya a Al Nusra

Las guerras de "saqueo" que han sido dirigidas contra países que mantenían cierta soberanía política y económica, como es el caso, por ejemplo, de Yugoslavia, Afganistán, Libia o Siria, eran llevadas a cabo por el mundo occidental a través de sus proxys. Se trataba de guerras geopolíticas, pero sobre todo comerciales.

De esta forma se quitaban de enmendó un competidor y un contrincante ideológico. Normalmente este tipo de psises destacaban por  un estado secular, tolerante, que tomaba medidas protectoras estatales sobre asuntos económicos y sociales, siendo cambiadas por títeres afines principalmente, a la politica exterior de EEUU. El métedo destacado para acabar con estos paises soberanos fue  la creación de sicariatos bajo el mando de mercenarios controlados y  recompensados. Este principalmente, y no otro, ha sido el método empleado por los EEUU  desde su origen, con especial intensidad y amplitud en los siglos XX y XXI.
Curiosamente, por utilizar una suave palabra, lo que vimos en América Latina con los escuadrones de la muerte, lo vemos ahora en Libia y Siria. Los  métodoservicios similares,  tanto que un experto en la creación de estos matones en Centroamérica, como es John Negroponte, fue enviado con esta misión a Irak. Allí se originó, casualmente, el apodado Estado Islámico y allí formó a su ayudante Robert S Ford, que luego iría a Siria en enero de 2011 y 450.000 muertos después , 10 millones de desplazados, la guerra de agresión sigue.

Los medios de comunicación  en colaboración, en algunos casos, con ONG's así como gran parte de los políticos  occidentales juegan un papel clave en este tipo de guerras, focalizando todos los males, con múltiples mentiras incluidas, contra el bando que se quiere derrocar. En Ucrania mientras los manifestantes tiraban cócteles molotov a la policía en conexiones en directo, nuestros periodistas hablaban de manifestantes pacíficos vs represión del régimen del corrupto presidente.
En Siria hasta los medios más OTANistas han reconocido con el tiempo que las manifestaciones fueron violentas. Vaya si lo fueron, matando a policías,  quemando comisarías,  matando a militares. En Europa o en EEUU la policia/ejército por mucho menos hubiera disparado a matar. No me imagino a los Mossos o a la UIP no disparando ni si quiera pelota de goma a manifestantes que les intentan quemar vivos como en Siria o Ucrania . ¿Y en EEUU? Ni comentarlo.

Si os fijáis en la mayoría de medios de comunicación  occidentales,  las noticias  sobre Siria y Ucrania, así como los editoriales, los podría firmar el director del Pentágono perfectamente.  El seguidismo a las políticas de EEUU, Israel y los países del Golfo es total (salvo rara excepción ) desde medios de derecha como pueda ser el ABC al "otro extremo" como pueda ser The Guardian. Con los políticos  pasa lo mismo, en España por suerte están bastante callados.
Esta actitud casi robótica de los medios al principio causa estupefacción, si miráis los comentarios de las editoriales y de las noticias de cualquier medio occidental, veréis  como en estos temas la inmensa mayoría de personas no entienden el apoyo a este tipo de políticas de agresión y saqueo.

Ya dan miedo 

Ahora los medios de comunicación  nos están endulzado una serie de grupos yihadistas, que tienen una ideología prácticamente calcada a ISIS, un ejemplo


Y ahora El Mundo con Al Nusra


Aquí podéis ver el artículo de opinión completo de El Mundo
Jabhat al Nusra -que se ha separado de Al Qaeda - es la organización más fuerte sobre el terreno a la hora de hacer frente al IS
Occidente tendrá que aceptar que el cese de hostilidades y unas negociaciones de paz tendrán que salir adelante entre grupos islamistas
AHMED RASHID
15/08/2016 02:53 
En un extraordinario giro radical, que en gran medida ha pasado inadvertido en los medios occidentales de comunicación, el segundo mayor grupo extremista islámico que lucha contra el régimen sirio parece haber cambiado de sintonía. Jabhat-al-Nusra, que representaba Al Qaeda en Siria, ha recibido permiso del jefe de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, para cortar sus vínculos con la organización matriz e intentar sumarse a la corriente mayoritaria de la resistencia siria al presidente Asad. Ha cambiado su nombre a Jabhat Fatah al Sham o Frente de Conquista de Siria.
El mes pasado, el cabecilla del grupo, Abu Mohammed al-Jolani, apareció por primera vez en un vídeo para realizar este anuncio, en el que dijo que esta desvinculación tenía por objeto hacer desaparecer cualquier "pretexto" en virtud del cual los Estados Unidos y Rusia siguieran bombardeando a los rebeldes islámicos.
Algunos expertos occidentales han interpretado esto como nada menos que un intento de hacerse con la dirección del movimiento 'yihadista' en oposición al Estado Islámico (IS); otros, que se trata de una estratagema para engañar a los políticos occidentales y rusos. El director de Inteligencia Nacional de los Estados Unidos, James Clapper, describe esta escisión como "una maniobra de relaciones públicas... (a la organización) le gustaría dar la imagen de que es más moderada". El Departamento de Estado de Estados Unidos apenas si ha hecho comentarios sobre este hecho.
Sin embargo, en la parte positiva Jabhat ha sido principalmente un frente islámico nacionalista, e incluso su nuevo nombre incorpora la palabra Sham o Siria en lugar de algún otro nombre 'yihadista' de ámbito mundial. No ha participado en la 'yihad' global y ninguno de sus militantes ha sido considerado responsable de los recientes atentados con bombas en Europa.
Muchos sirios consideran a Jabhat al Nusra -que se ha separado de Al Qaeda- como una fuerza islámica nacionalista moderada antes que un grupo yihadista como el Estado Islámico
Frente a dos extremos, el régimen asesino de Asad por un lado y el no menos asesino del IS por el otro, ambos dos detestados por Jabhat, la relativa popularidad de Jabhat en el norte de Siria significa que muchos sirios la consideran una fuerza islámica nacionalista tirando a moderada antes que un grupo 'yihadista' mundial como el IS. A diferencia del IS, que exige el sometimiento absoluto de los habitantes de todo territorio que conquista ("o rendición o ejecución"), Jabhat está cooperando con otros grupos contrarios a Asad, ha adoptado en sus territorios una variante ligeramente más relajada de la ley islámica, no ha apoyado la esclavitud femenina y ha prometido que no atacará objetivos en Occidente.
Además, los combatientes de Jabhat son sirios casi en su totalidad y en la actualidad están siendo la punta de lanza de los rebeldes en la sangrienta batalla de Alepo, que podría representar un punto de inflexión en la guerra civil.
Un extremismo islámico más nacionalista.Lo que Jabhat podría estar ofreciendo es una forma más nacionalista del extremismo islámico, como el de los talibanes en Afganistán, cosa que claramente no es la respuesta perfecta, pero sí mejor que la que vemos que da el IS en estos momentos.
El cambio de postura de Jabhat debería interpretarse, bajo una luz más positiva, como una posible pretensión de participar en las conversaciones patrocinadas por las Naciones Unidas en Ginebra, actualmente estancadas, de las que ha sido vetada por los Estados Unidos por su condición de grupo terrorista.
Los negociadores de Naciones Unidas deberán permitir que todos los grupos de la oposición salvo el IS se sienten en la mesa de negociación si aceptan ciertas condiciones. Occidente tiene que darse cuenta de que no hay grupos sirios democráticos y laicos de un mínimo relieve luchando sobre el terreno, ya sea de lado del IS o del régimen de Asad, aparte de los kurdos, que se han fijado unos objetivos limitados y que en realidad no están en condiciones de llevar su lucha al corazón del mundo árabe sirio.
Cuando los sirios laicos examinan las opciones que tienen dentro de la oposición, sólo pueden elegir entre lo malo y lo peor, que es la razón por la que el presidente Asad todavía cuenta con algunos apoyos. Mientras tanto, es bien sabido que varios estados árabes, Arabia Saudí y Qatar entre ellos, han estado ayudando secretamente a Jabhat.
Lo que los Estados Unidos, Occidente y los estados árabes tendrán que terminar por aceptar es que un cese definitivo de hostilidades o incluso un parcial alto el fuego y unas futuras conversaciones de paz van a tener que salir adelante entre grupos islamistas. Los rusos, que plantearían las mayores objeciones, tendrán que hacerse con el tiempo a la idea de esta realidad. Jabhat es la organización más fuerte sobre el terreno a la hora de hacer frente al IS.
Para debilitar al IS y lograr un alto el fuego, los negociadores de Naciones Unidas deberán permitir que todos los grupos de la oposición salvo el IS se sienten en la mesa de negociación si aceptan ciertas condiciones; compromiso con la paz, compromiso político, protección de las minorías musulmanas y no musulmanas y alguna forma de gobierno democrático.
Jabhat no se ha manifestado en este sentido hasta el momento, pero es igualmente tarea de las potencias extranjeras convencerla de que lo haga y darle algunas esperanzas de que, si realiza algún pronunciamiento en este sentido, Occidente lo vería con simpatía.
Jabhat ha crecido en Siria gracias a lo inflexible de los objetivos del IS y de Asad, ambos dos en posiciones extremadas, y a la ausencia de una fuerza moderada en medio de tanto conflicto. Los cinco años de guerra civil y los 350.000 muertos y los millones de desplazados sólo pueden acabar si en el proceso de paz se imponen un poco de imaginación y una cierta asunción de riesgos

1 comentario:

  1. Assad es un carnicero y debe abandonar el poder. Es mejor ISIS o Al Nusra tanto para EEUU que es quien nos protege y nos salva como para Israel

    Los que defendéis a Rusia id a vivir alli

    ResponderEliminar